La limpieza química implica una evaluación del trabajo a realizar, buscando la mejor técnica, tanto de ingeniería como química, para lograr la limpieza total de plantas y/o equipos.

WCS realiza lavados químicos en todo tipo de plantas industriales: Química, Petróleo, Farmacéutica, Alimentos, Automoción, Aeronáutica, Producción de Energía, Refinerías, etc.

La limpieza química se lleva a cabo normalmente en equipos tales como:

  • intercambiadores de calor de placa o tubo
  • generadores de vapor (calderas tradicionales, HRSG, supercríticas, etc.)
  • cementeras
  • torres de enfriamiento
  • reactores
  • tuberías en general
  • equipos de proceso.

El objetivo del lavado químico es eliminar de los circuitos las impurezas presentes que pueden causar problemas durante la fase de puesta en marcha y operación de las plantas. Tales impurezas están representadas por: óxidos, productos residuales, escombros, aceites y materia orgánica. La eliminación de impurezas se logra mediante el uso de soluciones químicas que conducen a la disolución de las impurezas o, al menos, a su desapego. La corriente entonces proporciona su arrastre y los transporta al drenaje tanto durante el curso de las operaciones como durante la descarga de la solución de lavado.

Lavado quimico preoperacional

El lavado químico preoperacional hace parte de las operaciones preparatorias para la puesta en marcha de las plantas y está diseñado para eliminar cualquier residual de las actividades de montaje de los sistemas.

Los lavados químicos preparan las plantas para el funcionamiento normal, eliminando el riesgo de dañar las máquinas o equipos asociados.

Un lavado químico preoperativo adecuado, con tratamiento superficial del metal a nivel químico y físico, es esencial para evitar daños a los instrumentos y equipos auxiliares presentes y al mismo tiempo facilitar la marcha del mismo.

Lavado quimico para la recuperaciòn del rendimiento
Lado Agua

Los lavados químicos se utilizan a menudo durante el mantenimiento de planta como práctica de mantenimiento normal. En este caso está destinado a restaurar las condiciones de operación originales, normalizar los parámetros del intercambio térmico y evitar fenómenos corrosivos que puedan dañar gravemente la misma planta reduciendo drásticamente la vida útil de los propios sistemas.

El lavado químico, en caso de recuperación del rendimiento, debe diseñarse de acuerdo con el tipo de residuo presente, el tiempo de operación de la planta, las características químico-físicas y química-metálicas de las tuberías y considerar otros parámetros como corrosión, caudales, etc.

Para garantizar que la operación sea adecuada, eficaz y no dañina para la planta, WCS prefiere, siempre que sea posible, hacer análisis químicos, químico-físicos y metálicas sobre muestras de las superficies a tratar antes de intervenir.

Las simulaciones de lavado se llevan a cabo en muestras de tubos tomadas de las áreas más representativas de la planta, monitoreando los parámetros químicos y físicos incluyendo la corrosión, evitando así daños ulteriores a los sistemas.

Con los exámenes endoscópicos previos y posteriores al lavado, se puede encontrar una imagen completa de la eficacia del lavado en sí y la recuperación real del rendimiento.

Lado Humos

Durante la vida útil del equipo, se crea un depósito en el exterior de las tuberías, que consiste en residuos de combustión que contienen una variedad de sustancias que no se arrastran con el mismo flujo de combustión y eso afecta el intercambio térmico del equipo, comprometiendo su eficiencia.

WCS posee equipos específicos que permiten la restauración de las condiciones óptimas de intercambio y al mismo tiempo una recuperación económico-ambiental significativa por parte del cliente.