A menudo durante los períodos de detención de los sistemas industriales las plantas pueden ser objeto de corrosión debido a diversos factores (oxígeno, H2, H2S, ambiente ácido, corrosión cáustica, etc.).

Las medidas que deben adoptarse para garantizar la conservación adecuada del sistema dependen esencialmente de la duración de la parada.

Se puede llevar a cabo una conservación a seco, húmedo o mixto con gases inertes. Los productos químicos utilizados dependen del tipo de almacenamiento, la complejidad del sistema y, como se ha mencionado, la duración de la inactividad.